Objetivo Kiwi

La Gran Jugada

Posted on: 29 octubre, 2008

Van cuatro españoles y un suizo en un coche y… no, no es un chiste. Me explico. Nuestra última etapa ha sido El Calafate, donde se encuentra el famoso glaciar Perito Moreno, una mole de 36 kilómetros de largo (14 de los cuales se ven enteros desde el mirador) y 4 de ancho con 35-50 metros de altura (y 120 bajo el agua). La excursión más barata para verlo (autobús, entrada al parque y paseo de 1,5 horas) cuesta 150 pesos (unos 38 euros) por persona. Teníamos que reducir ese precio como fuera. La solución fue alquilar un coche con unos amigos catalanes que conocimos en Ushuaia e invitar a un suizo que conocimos en el hostal. 48 pesos por persona gasolina incluída. Quedaba la entrada al parque, 40 pesos que también queríamos dejar de pagar. Esto fue más fácil: fuimos al parque antes de las 8 de la mañana, cuando se abren las taquillas. El resultado no pudo ser mejor. Además de ir al Perito por un precio mínimo, estuvimos más de dos horas (los primeros tours comienzan a llegar a las 10:30) absolutamente solos en el parque (el más turístico de argentina). Una pa-sa-da. Por supuesto, salté las vallas y me fui hasta el lado mismo del glaciar, a menos de 5 metros de él cuando el paseo turístico te deja a 50 o más. Sin palabras. Pero lo mejor estaba por llegar, para que lo entendáis, el símil más parecido sería decir que nos tocó la lotería. Sigue leyendo.

El glaciar crece en invierno con el frío y tapona un río cercano. La fuerza del agua va creando un tunel en la pared glaciar hasta traspasarlo por completo y poder seguir su curso, construyendo una especie de puente por encima. Este puente termina por caerse y eso sucede sólo una vez al año (creemos que la última incluso lo sacaron en el telediario). La caída dura un minuto. Pues sí. Lo vimos. Fuimos una primera vez al glaciar, hicimos los paseos indicados, saltamos la valla, hicimos más fotos y nos fuimos a desayunar. Volvimos una segunda vez, estuvimos en uno de los miradores, hicimos más fotos y nos fuimos a tomar algo al bar. Antes de irnos, para verlo una vez más, decidimos volver… y sucedió. Para colmo de los colmos, tenía por casualidad la camara en marcha en posición de video y pude grabarlo entero, desde que cayeron los primeros trocitos hasta que el puente se derrumbó por completo. Pasen, vean, disfruten y esta navidad, cuando volvamos, os dejaremos pasar los décimos por nuestra chepa porque a nosotros ya nos ha tocado el gordo:

Anuncios

2 comentarios to "La Gran Jugada"

Más bien testigo directo de la suerte, pura y dura. Sucede una vez al año, en primavera o verano, y esta vez nos ha tocado a nosotros. No hay que darle más vueltas. Aunque yo, que siempre me he opuesto a la loteria de navidad, a lo mejor hasta compro un décimo este año… :-)

testigo directo del cambio climático?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: