Objetivo Kiwi

El viajecito

Posted on: 23 noviembre, 2008

Ya habíamos mencionado antes lo buenos que son los autobuses argentinos en comparación con los españoles, pero lo de nuestro último viaje aumenta las diferencias hasta límites inalcanzables para nuestros pobres transportes.

Aparte de los asientos, muy amplios, confortables y reclinables más de 45 grados, nos han dado cena, desayuno y comida (duraba 18 horas). Cuando compramos el tickets, el incompetente que nos lo vendió nos dijo que no estaban incluídas las comidas así que compramos algo antes en un súper. Para cenar tuvimos carne estofada con puré de patatas (muy típico de Argentina), un poco de arroz, una loncha de jamón y otra de queso, pan y un dulce de postre, para beber agua con o sin gas. El desayuno fue lo más flojillo: café y unas galletas y para comer un par de sandwiches y un dulce.

Cena

Tuvimos, por supuesto, las típicas películas malísimas de todos los autobuses y cuando ya las comidas habían dejado de sorprendernos, llegó el bingo. El conductor asistente (los autobuses argentinos tienen dos conductores, así no paran casi nunca y reducen el tiempo de viaje, lo cual es muy de agredecer) nos entregó los cartones y, micrófono en mano, fue sacando las bolitas. No ganamos, pero sólo haber vivido la experiencia fue un triunfo. A la gente, por supuesto, le encantó la iniciativa y la ganadora se llevó una botella de vino de Mendoza.

Las maletas, por cierto, aquí las etiquetan con un número (como en los aviones) y para recogerlas tienes que entregar tu resguardo, así nadie puede llevarse una que no sea suya.

En estas condiciones, lo más de mil kilómetros y las dieciocho horas de viaje se llevan mejor. Qué digo mejor, muchísimo mejor. Hay días que nuestra comida es peor que la del autobús, y alguna que otra vez hemos dormido en camas bastante peores que los asientos.

Anuncios

6 comentarios to "El viajecito"

La verdad que lo del resguardo para las maletas está genial, Sergio. En España también deberían planteárselo.

Un abrazo

Lo del resguardo con un numerito para las maletas lo hace también en Cuba la empresa Viazul (la de los turistas, precios prohibitivos para los locales).

La empresa de los autobuses de largo recorrido para cubanos no sé si lo hace. Una vez me paró uno haciendo autoestop, y me monté después de pagar directamente al conductor. Como fue todo un poco “irregular”, ni me dieron papelito ni nada, pero no sé si fue porque nunca lo dan o porque no querían dejar pruebas. :-D

No está nada mal, no. Pero es la clase Supra. Nosotros compramos el billete más barato de todos. En la clase supra aquí, los asientos del autobús son camas (literalmente).

No seais tan malos con los autobuses españoles, que la clase “supra” del Alsa no esta tan mal. La utilice el año pasado cuando fui de Santiago a Madrid en 7h30 (en vez de 4 horas mas en clase “normal”) por 55 euros y tuvimos:
_desayuno y comida (sevidos por la azafata)
_bebidas muy a menudo (y si te bebes una botellita de vino cada vez que te la proponen seguro que hasta la peli del autobus ya no parece tan mala),
_revistas de corazon
_ resguardo para la maleta!
Vale, no hubo bingo, pero poco a poco ya van mejorando!

Sí, deberían. Realmente son bastante buenos.

Debería ponerlo en las guías: obligatorio viajar en un autobús argentino.
¡Qué fuerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: