Objetivo Kiwi

Milford Sound

Posted on: 17 marzo, 2009

A las ocho de la mañana del tercer día ya estábamos en pie, había llegado el día más importate del viaje: el fiordo de Milford Sound.

Se trata de uno de los muchos fiordos que hay en Fiorland, el parque nacional más grande de Nueva Zelanda. Es el más famoso aunque dicen algunos que no el más impresionante, que sería el de Doubtful Sound. Es posible porque la excursión en barco en Milford cuesta 55 dólares y la Doubtful… ¡260! Con lo que paga una persona allí fuimos los cuatro aquí y nos sobró para haber invitado a alguien así que… estaba claro.

Lo primero que hay que confesar es que no sabíamos lo que era un fiordo… sinceramente pensábamos que eran cascadas que caen directamente al mar en vez de a un lago o río. Pues no. Dice la R.A.E.: Golfo estrecho y profundo, entre montañas de laderas abruptas […]. Así que según el diccionario de la Real Academia fiordo no incluye cascadas por ningún sitio. Una vez solventado nuestro problema de ignorancia cogimos el coche y nos fuimos al puerto, a esperar la salida del barco.

Lo primero que se ve al llegar es esto:

Mitre Peak
Mitre Peak

Se trata del Mitre Peak, una impresionante montaña que nace en el fondo del mar y que alcanza los 1694 metros de altura sobre la superficie del mar. Se considera la montaña más alta del mundo de estas características.

Lo segundo que debemos mencionar es la suerte que tuvimos en esta excursión. Milford Sound es una de las zonas más húmedas de todo el país: llueve una media de 200 días al año y en cada folleto, guía o panfleto se recomienda ropa de abrigo. Ni lo uno ni lo otro, el día, como los anteriores, amaneció espléndido, sin viento ni nubes, un perfecto día de verano. Quizás ésta sea la única vez de nuestras vidas que vengamos a este sitio (el más lejano del mundo para nosotros), que te salga un día así en un sitio tan propenso al mal tiempo es sencillamente perfecto. Esto casi iguala al día que visitamos el Perito Moreno y se cayó delante de nosotros el último trozo del puente de hielo que aún quedaba en pie. 

Barco

Barco

No vale de mucho describir la excursión en barco: las fotos hablan por si solas. Cascadas que vierten sus aguas directamente al mar, focas descansando sobre las rocas y un detalle que puede pasar desapercibido pero que convirtió la excursión en algo mejor aún si cabe: decidimos coger el primer barco de la mañana para que nos quedara tiempo durante el día de seguir visitando cosas, no lo habíamos pensado antes pero resultó que, al estar el mar tan encajonado entre las montañas en un fiordo, el sol tarda mucho en levantarse sobre ellas y pudimos verlo salir entre las cumbres hasta sobrepasarlas. Quizá no se aprecie muy bien en las fotos: las luces y sombras que se iban formando según avanzaba el barco y subía el sol son prácticamente imposibles de inmortalizar, hay que vivirlo en directo.

Sólo un detalle vino a enturbiar la visita: de tanto hacer fotos bajo las cascadas la cámara cogió mucha humedad y dejo de funcionar. Para los que piensen que es una leyenda urbana, contamos cómo la arreglamos: fuimos al albergue donde habíamos dormido la noche anterior, compramos un kilo de arroz, lo abrimos y hundimos la cámara en el arroz, a la mañana siguiente estaba como nueva, fotos perfectas otra vez. Habíamos visto en un programa hacer lo mismo con un teléfono móvil, no confiábamos mucho pero ante nuestra desesperación (es la única cámara con la que viajamos) decidimos probar y ¡eureka!

Anuncios

3 comentarios to "Milford Sound"

Víctor: muchas gracias Rubén. No sé si tengo talento o no, lo que sé es que me he aficionado muchísmo durante este año a la fotografía, y con el blog más: hacer una foto, publicarla y que la gente la comente me parece casi magia.

Un abrazo desde NZ.

´¡QUé ilusión tener noticias de mi nito por aquí! Ya te estaba yo echando mucho de menos… Oye, que tu tampoco te lo montas nada mal, ¿eh?.
Un besazo muy fuerte. A ver si nos promocionas por Rumanía y que también nos vote la gente desde allí. Un besazo enorme, Nito.
Por cierto, seguimos teniendo unas cañas pendientes.

Hola, chicos. Aquí Rubén (nito) desde Rumanía.

Cada vez que me da por echar un vistazo al blog me entra un ataque de envidia. Es como si vivierais en otro mundo, como quien ve una peli o algo así. Tengo que decirte, Victor, que tienes mucho talento para las fotos. Son siempre cojonudas. Por supuesto, os voté en Lonely Planet, faltaría más. Os merecéis ganar de calle.

Y yo que pensaba que esto de los fiordos era cosa de Noruega. Es que es como una collocation, vamos: “fiordos noruegos”. Se ve que no.

Un fuerte abrazo para los dos, and keep it up!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: