Objetivo Kiwi

Penúltima parada – Dubai

Posted on: 28 mayo, 2009

No me ha gustado. Lo siento, pero tengo que ser sincero. Igual que este blog esta lleno de “increibles” y de “maravilloso”, Dubai me ha parecido la ciudad menos interesante que he visitado, un borrón en un viaje casi perfecto. Lo mejor sin duda ha sido el Couchsurfer, Derek, que me ha tratado a cuerpo de rey y en cuya casa he estado como un señor.

Siete estrellas

Siete estrellas

La cosa empezó un poco mal porque, aunque yo llegué sin problemas y el vuelo con Emirates fue de lujo, como siempre, mi maleta se quedó en Bangkok. Puse la reclamación y me fui a casa. A las dos horas llamaron a Derek, mi couchsurfer (que se ocupó de todos los trámites) y le dijeron que mi maleta estaba localizada en Bangkok y que llegaría a media noche. Le preguntaron que cuándo quería recibirla y a la mañana siguiente un taxi de Emirates me la trajo a casa sin ningun problema y con todo dentro.

Dubai es (no necesariamente en este orden): artificial, desproporcionada, extravagante, falsa y, sobre todo, hortera. El objetivo principal de la ciudad es tener lo mas grande de todo. La visita turística consistió en dos centros comerciales (uno de ellos el más grande del mundo, por supuesto) y hoteles. Los hoteles están todos en recintos privados, incluyendo su playa, así que no te puedes acercar mucho. Los centros comerciales son una copia de Terra Mítica. Imitan todo (Grecia, China, Turquia…) y todo resulta una impostura. Dentro de los centros comerciales (uno de ellos lo recorrimos en cochecito) encuentras pistas de esquí, pistas de patinaje (amenizada con la pantalla más grande del mundo), el acuario con la pieza de cristal más grande del mundo (dentro había, entre otros miles de peces un banco como de 20 rayas y varios tiburones), etc. Por supuesto, estan a punto de terminar el edificio más alto del mundo. Una estructura de media milla naútica de alto (818 metros, creo recordar). En fin… yo no he conseguido verle el encanto a Dubai por ningun sitio, la verdad. Y los 45 grados de media tampoco ayudaban.

Otra cosa distinta fue el desierto de Arabia, que pude visitar gracias a Derek (que me consiguio un tour tirado de precio). Me recogieron en casa junto a otra couchsurfer de Costa Rica (Isabel, médico, esta visitando a un amigo en Dubai) y nos llevaron al desierto. Estuvimos como media hora atravesando las dunas en un 4×4 a toda velocidad. El conductor es profesional, pero en más de una ocasion tienes la sensacion de que vas a volcar. Estuve a un tris de vomitar pero finalmente todo quedo en un susto y un terrible mareo del que me costó tiempo recuperarme. Después de “dunear” un rato fuimos a una granja en medio del desierto donde estuvimos viendo camellos, bueno, camellas porque los machos están encerrados y es mejor no acercarse. Por último, mientras anochecía, nos dirigimos a un pequeño recinto de madera en medio de las dunas donde nos esperaba una cena de buffet libre con decenas de platos típicos árabes todos de muy buena calidad (cuscus, cordero especiado, pollo a la brasa, muchas verduras guisadas…) y un espectáculo de danza del vientre. Todo el tour fue una pasada.

Victor

Victor

Me quedaba un día mas en Dubai en el que ya no tenía planes, así que decidí adelantar mi viaje a Londres un día. El miércoles a las cuatro y media de la mañana dejé la casa de Derek rumbo al aeropuerto de Dubai.

Anuncios

1 Response to "Penúltima parada – Dubai"

Muy sincera y precisa la descripcion de Dubai, es la misma impresion que tengo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: