Objetivo Kiwi

Archive for the ‘10 – Tailandia’ Category

El sábado regresamos de Siem Reap (Camboya) a Bangkok (Tailandia) despues de pagar 25 dólares americanos en la frontera camboyana por dejar el país. Un impuesto que es, como tantas cosas en este mundo, descabellado. 25 dólares en Camboya son como si por salir de España te cobran 200. En fin, a Rob le “cobraron” 10 dólares de más al pedir el visado en la llegada por una razón de peso: su pasaporte tiene demasiados sellos. Los países tercermundistas es lo que tienen: directamente proporcional a su belleza es su corrupción y desidia. Y Camboya es precioso.

En Bangkok estuve dia y medio e hice más bien poco. El sábado por la noche había una fiesta couchsurfer así que nos reunimos como 10 ó 12 y fuimos a cenar y a tomar algo por la zona nueva de la ciudad. La verdad es que los couch surfers de Bangkok se lo montan muy bien: todas las semanas organizan algo y es una gran forma de conocer a otros couchsurfer, que generalmente son gente que viaja muchísimo. En el grupo, por ejemplo, había una chica que había estado trabajando hace unos meses en Afganistan y Pakistan.

El domingo por la noche, después de visitar otra vez el bazar nocturno y hacer unas últimas compras, me fui al aeropuerto, mi vuelo a Dubai salía a las 2:30 de la mañana.

Anuncios
Arroz con cerdo

Arroz con cerdo

Ha llegado el momento del post de las comidas del país. Como hemos venido haciendo con todos los paises que hemos visitados, aquí tenéis algunos de los platos que hemos probado en Tailandia.

Se me da muy mal comparar las comidas de los diferentes paises porque la verdad es que casi todas me gustan. Las de Tailandia no son una excepción: estan buenísimas. Desde los simples noodles fritos (tallarines) hasta los platos mas elaborados.

En general la comida es un poco picante y aquí, como en Bolivia, por ejemplo, no existe el desayuno tal y como lo entendemos en Europa o Estados Unidos. La gente toma un plato de comida como el del mediodía, generalmente una sopa de arroz con pollo. Hay muchos restaurantes de todos los niveles pero, como el resto del comercio, la mayoría son puestos callejeros que ofrecen distintas especialidades a precios bajísimos.

Victor y su amigo Buda

Victor y su amigo Buda

He llegado a Suthokai, la antigua y primera capital del pueblo Thai. La ciudad es pequeña pero en sus alrededores se encuentra los restos más importantes de la originaria cultura tailandesa. Se trata de la antigua ciudad de Suthokai.

El parque, que tiene un radio de cinco kilómetros, alberga 21 sitios históricos divididos en cinco zonas diferentes, tres principales y dos más secundarias por el número y la calidad de los restos.

Para recorrer las ruinas alquilé una moto con una chica canadiense que conocí el día anterior, a las doce y media tuvimos que parar porque el calor era sofocante pero como habíamos ido bastante temprano nos dio tiempo a recorrer casi todo el recinto.

Lagarto

Lagarto

Todo son templos y budas así que las fotos no son muy variadas y no pueden reflejar lo que supone ir encontrándose templos aquí y allá medio escondidos entre la vegetación. Supongo que Angkor, en Camboya, debe de ser algo parecido a esto pero a lo bestia. La próxima semana lo comprobaré.

Bicicleta

Bicicleta

Los otros días los he dedicado a recorrer Chang Mai. La ciudad está repleta de templos, unos 300, que son casi tantos como los de Bangkok con la diferencia de que Chiang Mai no tiene ni un tercio de la población de Bangkok.

Aquí dejo algunas fotos de mis paseos por la ciudad:

Victor y el elefante

Victor y el elefante

Después de separame de Lydia en Bangkok cogí un avión al norte de Tailanda, a Chang Mai, la segunda ciudad del país. Todo lo que he visto me ha gustado: es una ciudad mucho más tranquila que Bangkok pero tambien repleta de tiendas y mercadillos. Ademas de la parte comercial, en Chang Mai hay una gran poblacion de elefantes, que pueden verse facilmente cerca de las carreteras en cualquiera de las muchas granjas que hay.

Una de las actividades más típicas es montar uno así que lo primero que hice fue reservar un tour de un día con una agencia local. La experiencia fue bastante cutre, la verdad. Te suben a un elefante y haces un pequeno recorrido de un kilómetro aproximadamente, todo preparado para que puedas ir contando por ahí que has montado en elefante en la selva tailandesa. Por otra parte, es bastante incómodo.

La última parte del tour fue un paseo por el rio en una balsa de bambú del que desgraciadamente no tengo fotos ya que había que dejarlas en el coche porque te mojabas entero. Fue lo mejor del día, algunos tramos parecían sacados de una película o un documental, todos agachados en la balsa (cinco troncos de bambú atados) esquivando las ramas de los arboles.

Couch Surfer

Couch Surfer

Rob ha sido nuestro couchsurfer en Bangkok. Nos ha tratado como a reyes en su apartamento de lujo y, bueno, que vamos a decir: se ha unido a la aventura camboyana de Víctor así que los dos irán juntos a visitar los templos de Angkor Wat durante tres días.

Nos ha llevado a sitios de Bangkok que nunca hubiéramos descubierto como turistas y nos ha dejado la enorme piscina de su edificio todo lo que hemos querido. Nos ha dejado un portátil con internet para que nos lo lleváramos a la habitacion… en fin, que muchísimas gracias por todo, Rob. Ha sido una suerte encontrarte en nuestro camino.

Panoramica

Panoramica

Bangkok es una ciudad en la que, si quieres, no paras nunca. Sólo el sol puede hacer que te lo pienses dos veces antes de continuar. A veces hace tanto calor que deciden suspender la clases o cambiar la jornada de trabajo para que la gente se vaya antes a casa.

En nuestro último día seguimos visitando cosas y paseando por mercados. El más importante de los que visitamos fue el nocturno, un mercado que, como su propio nombre indica, abre de noche, lo que se agradece porque los diurnos son como hornos con el grill a tope. La calle donde se instala el mercado nocturno está llena de locales con expectáculos sexuales donde las bananas y las pelotas de ping pong son las estrellas. Los porteros se centran en ofrecer la entrada a turistas extranjeros que son, desgraciadamente, los que mantienen este tipo de actividades.

El sábado nuestro couchsurfer nos llevó a cenar a la terraza de un edificio cercano a la famosa calle Khao San Road, la meca de los mochileros que visitan Tailandia. Después estuvimos bebiendo en dicha calle y como al día siguiente recordábamos más bien poco, decidimos volver a visitarla de día. Es una calle llena de tiendas y restaurantes orientadas al turista, talleres de costura donde te puedes hacer un traje a medida por muy poco dinero y centros de masaje. La calle es impresionante, y merece la pena recorrerla (es bastante pequeña) pero, en realidad, es uno de los peores sitios para comprar nada porque todo es bastante más caro que en cualquier otro sitio de la ciudad. El sitios mas ‘guiri’ de Bangkok sin duda. Otra de las curiosidades de la calle es que falsifican casi cualquier tipo de documento, desde la licencia de periodista hasta el título del Proficiency o diplomas de cualquier universidad.

Mayo es el tercer mes más lluvioso del año en Tailandia (de noviembre a abril apenas llueve) asi que por las noches casi siempre está haciendo tormenta.

Lydia vuela desde Bangkok hasta Madrid el martes, Víctor continúa unos días mas. Lo seguimos contando todo en Objetivo Lima.