Objetivo Kiwi

Archive for the ‘4 – Chile’ Category

Hemos dejado definitivamente Argentina y tras una noche nada más en San Pedro de Atacama, mañana mismo nos vamos a Bolivia, donde comenzamos un tour de tres días por el sur del país para visitar, principalmente el salar de Uyuni, el más grande del mundo. La excursión también incluye géiseres, lagos andinos, aguas termales y una largo etc.

El viaje de hoy ha durado once horas y ha sido bastante horrible, aunque los paisajes eran espectaculares. La carretera está situada durante una gran parte del trayecto a más de cuatro mil metros de altura, llegando a un máximo de 5100 metros. En la cabina del conductor llevan una bombona de oxígeno que han tenido que usar con una mujer y varias personas han vomitado. Nosotros hemos aguantado como hemos podido el dolor de cabeza y de tripa. En compensación, hemos obtenido algunas fotos que os mostramos a continuación:

Carretera

Hoy hemos cruzado los Andes por tercera vez (la sgunda por tierra), esta vez en dirección a Argentina. Y menos mal, porque la huelga chilena, que continúa, ha provocado retenciones de horas y horas y kilómetros y kilómetros para entrar al país.  El viaje ha sido largo, aburrido y muy caluroso, pero los paisajes que hemos cruzado no podían ser más impresionantes, tanto, que mañana volvemos a la zona para visitar el Aconcagua (la montaña más alta del hemisferio occidental, siete mil metros) y el Puente del Inca (el único puente natural del mundo) entre otros sitios de interés. Esta vez hemos aparcado el “yo me lo guiso, yo me lo como” y hemos contratado un tour: 24 euros/cabeza.

La foto muestra el punto en el que el autobús se enfrenta por fin a una de las montañas para cruzar al otro lado y llegar a Argentina (hasta entonces la carretera va bordeando los cerros). Las curvas dan un poco de miedo cuando estás dentro del autobús… pero no hay otra opción que seguir adelante.

Hillary y Gabo

Hillary y Gabo (Panameña-americana y panameño residentes en Viña del Mar) han sido nuestro couchsurfers aquí. Nos hemos sentido como en casa y hemos descansado nuestra maltrecha espalda. Los tres días que nos han hecho pasar en su casa, llenos de buenos momentos, les han catapultado hasta uno de los puestos más altos de nuestro ranking couchsurfer.

Gabo

Gabo y Hillary han recibido nuestro último folleto de Plasencia y nos alegramos de que les haya hecho tanta ilusión como muestra la foto. Esperamos que nos visiten muy pronto o, como sea, volver a verlos porque lo hemos pasado genial con ellos. Ayer nos despedimos con una cena. Nosotros preparamos una tortilla de patatas y chorizo al vino y ellos se encargaron del postre: un delicioso brownie de chocolate. ¡Muchísimas gracias por todo!

Hoy por fin hemos ido a comer uno de los platos más típicos de Chile, la chorrillana, y no podíamos haberla probado en mejor sitio: hemos ido al restaurante donde se inventó. O eso dicen. El local está medio escondido en un pequeño callejón sin salida pero se llena de gente hasta los topes, tanto que hay que compartir mesa y sentarse en el primer hueco libre que se localice. Nos ha tocado con un grupo de manifestantes con bastante espíritu festivo, como se ve en el video (en el que Víctor “canta” Malagueña Salerosa con ellos). Es costumbre firmar o dejar algún mensaje en el bar, que está escrito hasta debajo de las mesas. Nosotros hemos decidido dejar la bandera extremeña con la dirección de nuestro blog. Por cierto, la chorrillana no tiene mucha ciencia: patatas fritas con picadillo, pero nos ha encantado estar allí. Y la cerveza “Escudo” estaba muy buena.

Victor

Víctor

Durante estos días se celebra el mayor paro en el sector público de toda la era “Bachelet”. Y nos ha tocado a nosotros. Da la casualidad, además, de que el Congreso chileno no está en Santiago, la capital, sino en Valparaíso, la ciudad que “nos tocaba” visitar hoy. Así que nos hemos acercado a la manifestación y nos hemos unido. Era grande, efectivamente. Llena de médicos, maestros, profesores, agentes de aduana y todo tipo de funcionarios públicos en definitiva. Pues eso: ¡Aumento del 14,5 para todos ya!

Siesta

… y mientras Víctor se dedicaba a echarle fotos a las olas, Lydia que, en serio, tiene un problema de sueño, se quedó dormida.

Después de nuestra corta visita a Valparaíso nos hemos ido directamente a Isla Negra (que no es ninguna isla), donde residió algún tiempo Pablo Neruda y donde esta su tumba. No sé si porque somos de letras o porque éramos los visitantes número 1 millón , pero el caso es que nos hemos ahorrado la entrada a la casa-museo (6.000 pesos, ocho euros). Se entra por pequeño pasillo que se bifurca rápidamente: izquierda, boletería; derecha, la puerta de la casa de Neruda. A la derecha. No, nadie nos ha pedido los tickets ni nada que se le parezca.

Dos meses de viaje sin ver ni un museo y de repente. toma dos tazas. No son museos al uso y ambos nos han gustado bastante.