Objetivo Kiwi

Archive for the ‘8 – Nueva Zelanda’ Category

De izquierda a derecha: Luis (vale, no se llama Luis pero su nombre se pronuncia parecido y yo no sé escribir en checo), Megumi (Japón), Martina (Alemania), Stella (no es su nombre real pero se hace llamar así en los países occidentales porque su nombre coreano es dificilísimo), /Ka Yon/ (lo pongo fonéticamente porque no tengo ni idea de como se escribe el nombre de esta ingeniera coreana), detrás está la profesora, Nicola, Anais (Francia), Yo, Leo (Francia) de pie y Thomas (Alemania) delante. Los tres últimos son Cyril (Francia) y Allan y Kevin (suizos). Han sido mis compañeros de clase en la segunda mitad del curso, las últimas seis semanas. 

Clase
Clase

 Bueno, por fin el curso de inglés ha terminado. No es que no me haya gustado, pero tres meses estudiando inglés sin nada más que hacer las últimas semanas al final se hacen largos. El primer mes y medio viajamos tanto por Nueva Zelanda que al final yo no teníamos mucho que hacer…

Lo más importante es que eso significa que el nuevo viaje empieza. Mañana ¡¡a Sydney!!

 

Profesora

Profesora

Esta ha sido mi profesora durante las últimas semanas (mientras estaba en el grupo del CAE, un curso de preparación para un examen de inglés que no viene al caso). Parace muy modernilla pero… le dijo a su hija de 22 años que si se iba a ir a vivir con el novio se casara primero. Y no lo decía en broma.

La verdad es que, como profesora de inglés, ha sido una muy buena profesora.

Empieza la etapa final de este viaje. Enredando en un bar mientras tomábamos unas cervezas nos salió esto:

Calendario

Día 2 de mayo: Sydney (Australia)

Días 4 y 5: Canberra (Australia)

Día 7: Bangkok (Tailandia)

Día 12: Chiang Mai (Tailandia, segunda ciudad de país)

Hasta el día 18: Chiang Mai – Lampang Sukhotai

Día 19: Siam Reap (Camboya)

Días 20, 21 y 22: Templos de Angkor (Camboya)

Día 23: Bangkok

Día 25: Dubai (Emiratos Árabes Unidos)

Día 28: Londres

30 de mayo: Madrid

A pocos kilómetros del cabo Reinga se sitúa un campo de dunas inmensas en las que se puede practicar sandboarding. Aquí dejamos un video resumen de la experiencia:

Y por fin llegamos a la punta más septentrional de Nueva Zelanda, el Cabo ReingaLugar donde según las creencias maorís el espíritu de los muertos parte hacía Hawaiki su lugar de origen. Reinga, en maorí significa “otro mundo”.  El cabo es también es el lugar donde el Mar de Tasmania (al oeste) y el Océano Pacífico (al este) se juntan.  Según la creencia maori estas turbulentas aguas son donde el mar masculino y el femenino se juntan.

Cabo Reinga

Cabo Reinga

La verdad es que el lugar es (salvo por la cantidad de turistas) un sitio increible. No lo tienen nada explotado (ni tienda de souvenir, ni bar, sólo servicios públicos), y los paneles informativos narrando todas las creencias maorís lo hacen todavía más interesante.

Al dejar Bay of Islands nos dirigimos a Doubless Bay, el lugar donde íbamos a dormir. Desde que nos cambiaron la hora, los días nos cunden menos, por eso quisimos aprovechar hasta última hora disfrutando de la puesta de sol en una de las playas más vírgenes que hayamos visto nunca. Era espectacular poder disfrutar simplemente del mar y la vegetación que la rodeaba. Ni una casa, ni un chiringuito y por supuesto ningún bloque de pisos. Esperemos que los neozelandeses sean capaces de conservar algunos de sus tesoros naturales.

Puesta de sol

Puesta de sol

A la mañana siguiente rumbo a la parte visitable más al norte de Nueva Zelanda. El camino (como de costumbre) mereció la pena.

Ancient Kauri Kingdom. Los kauri son enormes árboles milenarios. Su madera, como pudimos ver en este centro de manufactura se utiliza para hacer preciados (y seguramente caros) muebles artesanales. En la isla norte también se puede visitar un gran bosque de kauris que todas la guías y gente que hemos conocido recomiendan. El tiempo, desgraciadamente, no es elástico, y la visita queda pendiente para la próxima visita a Nueva Zelanda.

Casi llegando al cabo Reinga nos encontramos con alguien muy peculiar. No recordamos su nombre pero estuvimos un ratito hablando con él y nos contó su historia. Era un kiwi procedente de Dunedin. Iba a recorrer Nueva Zelanda de norte a sur, a pie, y con la cruz que podéis ver en la fotografía. Acababa de empezar aquel día. Tampoco estaba asustado, ya había realizado la misma locura (con todo el respeto) el año anteriory nos contó que tarda unos tres meses en recorrer el país. El chico, muy simpático nos invitó a firmar su cruz como hace la gente que encuentra en su camino, y nosotros gustosos aceptamos.  Le deseamos buen viaje y suerte.

Peregrino

Peregrino

Hundertwasser I

Hundertwasser I

Bay of Island (Bahía de las islas) es la última zona de costa del Pacífico antes de adentrarse en la Península de Aupori.  Se trata de un conjunto de más de 150 islas que forman un paisaje impresionante. Para llegar hasta las localidades como Russel hay que descender por carreteras con mucha pendiente y curvas, pero poder disfrutar las vistas de la Bahía desde las alturas, merece mucho la pena. Es un lugar famoso en toda Nueva Zelanda por la pesca deportiva y numerosas actividades acuáticas.  El lugar, uno de esos sitios ideales para pasar unos días de vacaciones. 

Otra de las paradas de la tarde fue en Wakawaka. Un pequeño pueblecito bastante turístico. El tren a vapor que recorre la zona próxima y los baños públicos de Hundertwasser hacen que la calle principal reúna a numerosos turistas.

Un pequeño inciso a propósito de los baños: todos los pueblos de Nueva Zelanda tienen baños públicos. Puede sonar ridículo, pero no lo es.  Ahí están, limpios, abiertos durante todo el día y a disponibilidad de ciudadanos y, sobre todo, turistas.

En Wakawaka los baños también son públicos pero con bastante más clase que en el resto de los pueblos. Fueron diseñados por Hundertwasser un artista austriaco que vino a Nueva Zelanda y decidió quedarse. Los baños, hechos con botellas incrustadas en la pared, pilares coloridos y azulejos de distintas formas y colores son de lo más original.

Cascadas de Whangarei

Cascadas de Whangarei

Unas dos horas después de dejar Auckland ya habíamos hecho dos paradas. La primera fue en un pueblo anunciado en la carretera como histórico en el que Carmen y Stefan se metieron a misa (llegamos justo cuando empezaba la misa de resurreción) así que nosotros aprovechamos para ir a recorrer el pueblo y subir a una colina cercana desde la que se tienen muy buenas vistas del pueblo y los alrededores.

Una vez que dieron por resucitado a Cristo continuamos viaje hacia el norte. La segunda parada fue en las cascadas de Whangarei que son las que tenéis en fotos aquí mismo. No son las más impresionantes que hemos visto pero merecían la visita: