Objetivo Kiwi

Archive for the ‘Preparativos del viaje’ Category

… pi … pi … piiiiiiiiiiiiiiii…………. próximo post desde Buenos Aires.

Comienza la aventura.

Anuncios

A una hora de marcharnos hacia el aeropuerto, queremos aprovechar la ocasión para dar las gracias a todas aquellas personas que han colaborado económicamente con nosotros. A Jesús y Laura (tíos de Víctor) y a sus padres y abuelos. Y también a Mari (tía de Lydia) y cómo no, a sus padres y sus abuelos. Aportaciones económicas que nos acercan un poco más a nuestro objetivo.

Y a todos los que, sin tener ni idea del destino que le daríamos a nuestra correspondiente séptima parte, llenaron el bote del bar de propinas. ¡Al final fueron más de 250 euros!

Gracias a todos.

Nueve meses después, ya sólo falta un día. Mejor no hablar de los nervios, el estrés, las ganas de largarnos. Aquí os dejamos una pequeña hoja de ruta a modo de resumen. Algunas de las fechas pueden variar, pero el esquema es bastante fiel. Allá vamos, objetivo: Lima

10 Septiembre: Buenos Aires
14 Septiembre: Montevideo
17 Septiembre: Buenos Aires
20 Septiembre: Formosa
– Provincia de Formosa
– Asunción (Paraguay)
20 Octubre: Cataratas Iguazú (Brasil/Argentina)
25 Octubre: Usuhaia (Ciudad más al sur de la tierra)
1 Noviembre: El Calafate (Glaciar Perito Moreno / último vuelo de avión)

Argentina hasta San Carlos de Bariloche

Entramos a Chile a la altura de Valdivia y Viña del Mar
– Valdivia – Santiago – ¿Antofagasta?
Entramos a Bolivia por el desierto de Atacama
– Salares de Uyuni – Potosí – Lago Titicaca
Entramos a Perú por el lago Titicaca
– Cuzco (Machupichu) – Arequipa – Lima

15 Diciembre: Lima
21 Diciembre: Madrid /Plasencia

Una vez establecidos los viajes, surge un dato curioso: prácticamente cada mes o mes y medio, vamos a estar cambiando de estación. Este es grosso modo el calendario de estaciones que vamos a llevar:

Septiembre (hasta el día 10): verano
Septiembre (del 10 al 20): invierno
Septiembre – Octubre: primavera avanzada, comienzo de verano (clima subtropical)
Final de octubre: final del invierno austral
Noviembre: Primavera
Final de noviembre – hasta el 21 de diciembre: verano progresivamente más caluroso (desde clima prácticamente mediterráneo a clima tropical)
Final de diciembre: invierno
Mediados de enero: invierno noreuropeo
Febrero: verano
Abril: otoño
Junio: comienzo del invierno
Julio: verano

Como puede apreciarse, se producen pasos (sin transición) del invierno al verano y del verano al invierno, del invierno a veranos tropicales, etc. Es decir, que si aguanto sin cogerme ni un catarro, donaré mi cuerpo a la ciencia.

Y… ¡fin! ¿Piscina? ¿Qué es eso? pero… ¿Plasencia tiene piscina? Yo, ni idea.

Afortunadamente para nuestro viaje, han empezado a entrarnos las prisas así que ya nos hemos puesto por fin a hacer algo. Y estamos dándole caña al ELE (Curso de Español Lengua Extranjera), que no es poco. Mañana montamos la tienda, hoy mismo contratamos el seguro. Vamos, que la cosa empieza a moverse.

Como también, no lo olvidemos, estos son nuestros días de vacaciones, estamos intentando aprovechar un poco: hoy Taberna Encantada, mañana Restaurante José y el viernes Hotel Ruta Imperial para probar, de una vez por todas, alguna de las recetas de mi admirado Quique Dacosta.

7 days left.

Como bien decía Garcilaso, nuestras vidas son los ríos que van a dar a la piscina, que es el morir. Pero hemos sobrevivido. Han pasado, sí, ya dos meses desde que servimos nuestras primeras cañas. Dos meses vendidos al mejor postor para conseguir el dinero con el que dar rienda suelta a nuestros sueños.

Pero no nos chupemos las pollas todavía, aún queda un último día en el que todo puede pasar: que decida por fin abrirle la cabeza a algún compañero/a de trabajo, que me dé un jamacuco sirviendo catorce mesas a la vez, que me parta (a veces lo merezco) un rayo.

Nueve horas para cumplir un contrato laboral. Nueve horas, nueve.

Cuatro, cuatro días y se acabó. Las ganas de terminar son inversamente proprorcionales al tiempo que queda. Vamos, que estos últimos días están siendo un verdadero infierno. Con los preparativos del viaje pasa lo mismo, por fin nos hemos decidido a hacer algo. Demasiadas emociones fuertes en poco tiempo: dejar el trabajo, rematar todo lo que nos queda pendiente, ver a la Palpy en Losar, quedar con Nere (y esperemos que cía) en Madrid, comprar un billete de ida y vuelta a Christchurch (Nueva Zelanda), pedir un visado… parece que la monotonía estival está llegando a su fin.